Oración a San Judas Tadeo


Para todos los días

Oh gloriosísimo Apóstol San Judas!, siervo fiel y amigo de Jesús, el nombre del traidor que entregó a vuestro querido Maestro en manos de sus enemigos ha sido la causa de que muchos os hayan olvidado, pero la Iglesia os honra e invoca universalmente como patrón de los casos difíciles y desesperados. Rogad por mí que soy tan miserable; y haced uso, os ruego, de ese privilegio especial a vos concedido de socorrer visible y prontamente cuando casi se ha perdido toda esperanza, Veníd en mi ayuda en esta gran necesidad, para que reciba los consuelos y socorro del cielo en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos, particularmente (haga aquí cada una de sus súplicas especiales), y para que bendiga a Dios con vos y con todos los escogidos por toda la eternidad.

ROSARIO A SAN JUDAS TADEO

(Por su medio se podrán obtener grandes favores aun en casos humanamente desesperados, siempre que lo pedido convenga a la gloria de Dios y al provecho espiritual. Récelo, de preferencia, ante una imagen del Santo).

Por la señal de la Santa Cruz, etc... Acto de contricción; Señor mio, Jesucristo, etc... Gloria al Padre, etc.... SANTOS APOSTOLES, ROGAD POR NOSOTROS (tres veces). Enseguida se dirán 10 veces por cada una de las cinco decenas del Rosario; SAN JUDAS TADEO, SOCORREME EN ESTA NECESIDAD. Añadiendo al final de cada decena: Gloria al Padre, etc. ... y SANTOS APOSTOLES ROGAD POR NOSOTROS. Se termina con un CREDO, una SALVE y la siguiente

ORACION

Santo prodigioso, glorioso San Judas Tadeo, honor y gloria del Apostolado, consuelo y amparo de los afligidos pecadores, yo os suplico por la corona de gloria de que gozáis en el cielo, por el singular beneficio de ser pariente cercano de Nuestro Salvador y por el amor que tuvistéis a María Santisima me concedais lo que os pido. Así como estoy cierto de que Jesucristo os honra y nada os niega, así también experimente yo vuestra protección y consuelo en esta urgente necesidad.

(Con Licencia Eclesiástica)

Santoral, 28 de Octubre

CUARENTENA

En honor de San Judas Tadeo

Esta devoción de la Cuarentena a San Judas Tadeo, el Ap6stol Milagroso, con la que las esposas, esposos, novios o quienes pretenden formar un buen hogar, enfermes, pobres y gravemente necesitados, han conseguido del Santo Apóstol milagroso la gracia que le pedían con absoluta confianza, consiste en rezar durante cuarenta días: el primer día un Padre Nuestra, el segundo día dos Padrenuestros, et tercer día tres, etc. hasta los cuarenta días, delante de una imagen del Santo, con todo fervor y recogimiento. Se hace así: Por la señal...

Acto de Contrición

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Padre amoroso de nuestras almas, me pesa de todo corazón haber ofendido tu bondad infinita, digna de ser infinitamente amada; pero detestando todas mis culpas y apartándome de todo lo que pueda ser causa de cometer ofensa en tu contra, propongo confesarlas y espero de tu piedad inmensa, me has de restituir tu gracia, perdonarme y salvarme por los méritas del precio infinito de tu preciosa sangre y par los de tu apostal San Judas Tadeo, y me ayudaras a conseguir par su intercesión lo que no pueda mi debilidad. Amén.

Introducción

Glorioso apóstol San Judas Tadeo, abogado eficaz del bien de las almas, conduce al Señor mi petición para que, si le es aceptable, consiga lo que pido. Amén.

(Haga aquí la petición y rece los Pad.res Nuestros correspondientes) Oración

Piadosísimo apóstol San Judas Tadeo, obrero infatigable, en viña del Señor, propagador solícito de Santo Evangelio, que trajiste al seno de la iglesia Católica con tu predicación a los que estaban en las tinieblas del gentilismo, presenta ante el trono de nuestro Días lo que par tu mediación yo pido, y alcánzame del Señor esta gracia; más si mi petición no fuera conducente a la mayor gloria de Dios, honra tuya y bien de mi alma, pide por ml lo que más convenga a estos fines. Amén.

Antífona

Ustedes que han dejado todas las cosas y me han seguido, recibirán ciento par uno y poseerán la vida eterna.

V. Anunciaron las obras de Dios. R. Y sus maravillas las enaltecieron.

Oremos

Dios y Señor que nos concediste llegar al conocimiento de tu nombre por el bienaventurado Apóstol San Judas Tadeo, has que celebremos su gloria eterna con aprovechamiento y que adelantemos en la virtud al celebrarla. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Alabanza a los Apóstoles San Simón y San Judas Tadeo

En Canaán fueron llamados a seguir al redentor y desde entonces mostraste de cristianos gran fervor. Por tres años ayudaste en su tarea al buen Jesús, y sus virtudes copiaste en su camino a la Cruz. Hasta el huerto acompañaste al Ungido del Eterno y lloraste al prenderlo los abortos del infierno. Sufriste con las torturas de la sublime Pasión y quedaste consolado al ver la Resurrección.

Estas en el santo cielo al lado del Salvador luciendo tu corona de martirio de dolor San Judas y San Simón sean mis buenos abogados y alcancen de nuestro Dios el perdón de mis pecados. Y en la presente ocasión a Dios, rueguen me conceda que acepte mi petición y a mi humilde ruego acceda.

NOVENA A SAN JUDAS TADEO

Oración para todos los días

Glorioso Apóstol San Judas Tadeo, siervo fiel y amigo de Jesús, ruega por mí que me encuentro en gran necesidad.

Ya que la piedad cristiana te ha declarado Patrono y Abogado de las causas difíciles, ven en mi ayuda en esta gran necesidad en que me hallo. Haz uso de este privilegio especial, que Jesús te ha concedido, y soluciona mi problema favorablemente. Toda lo espero de tu gran poder y misericordia. Así sea.

DIA PRIMERO

Vocación de San Judas

El que me sigue, no anda en tinieblas, dice el Señor. Estas palabras son de Cristo con las cuales nos exhorta a que imitemos su vida y costumbres, si queremos ser librados de la ceguera del corazón y alumbrados verdadera­ mente.

(Imitación de Cristo, Capítulo 1)

Cuan pronta y generosamente siguió San Judas e imitó a Jesucristo; puede deducirse de su vida enteramente consagrado al servicio de Jesús, especialmente desde que fue llamado a ser uno de sus doce apóstoles. Fue siempre fiel a Cristo, del cual era pariente y uno de sus más celosos apóstoles predicando el Reino de Dios y ensenando con toda libertad, sin que nadie se lo prohibiese, lo tocante a nuestro Señor Jesucristo.

(Hechos, Capitulo 27, 31)

También tú, oh cristiano, tienes una vocación aquí en la tierra, aunque no sea de predicador del Evangelio y de extender el reino de Dios como el Sacerdote, el Misionero y la Religiosa en lejanas misiones; pero sique eres llamado a ser buen cristiano; a dar buen ejemplo al prójimo con tu paciencia, humildad, obediencia y todas las demás virtudes cristianas.

Oración Final

Para todos los días

Oh Dios, que nos concediste la gracia de que llegásemos a conocer tu santo nombre mediante la predicación de tu Apóstol San Judas Tadeo, concédenos también que adelantemos en virtud. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

DIA SEGUNDO (Tal como el primer día)

Amor de San Judas Tadeo

Bienaventurado el que conoce Ío que es amar a Jesús y despreciarse a sí mismo por Jesús. Conviene dejar un amor por otro amor, porque Jesús quiere ser amado, ÉI solo sobre todas las cosas. El amor de la criatura es falaz y mudable; el amor de Jesús es fiel y constante. Ama y ten por amigo a aquel que, aunque todos te desamparen, no te desamparara ni te dejara perecer en el fin" (Tempis, Lib. II, Cap. VII).

Grande fue el amor de San Judas a Jesús, y quería que todo el mundo le amase como lo dio a entender cuando después de la ultima cena al decirles Nuestra Señor (Evangelio de San Juan, Cap. 14, 21) "El que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré, y yo mismo me manifestaré a él".

Dijo Judas, no el Iscariote, sino nuestro Santo: "Señor qué causa hay para que te hayas de manifestar claramente a nosotros, y no al mundo?" Jesús le respondió: "Cualquiera que me ama, observara mi doctrina, y mi Padre le amara, y vendremos a él y haremos mansión dentro de él'. Este amor grande de San Judas a Jesús lo manifiesta en su carta al decirnos: manténganse constantes en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para alcanzar la vida eterna.

Pidámosle que nuestro corazón esté siempre inflamado del amor a Jesús.

DIA TERCERO

(Todo como el primer día)

Celos de San Judas

El verdadero celo es la más clara muestra y como resultado natural del amor a Jesucristo, pues nada desea Jesús como la gloria de su Padre y la salvación de las almas.

San Judas manifesté su amor a Jesús y su gran celo por la salvación de las almas, no solo con la predicación del Evangelio hasta las más distantes naciones, en donde por amor a Jesucristo dio su sangre y su vida padeciendo glorioso martirio en Persia; sino que quiso dejarnos un recuerdo eterno al decirnos en su carta (17). Ustedes, empero, queridos míos, acuérdense de las palabras, que les fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo, las cuales les decían que en los últimos tiempos han de venir unos impostores que seguirán sus pasiones llenas de impiedad. Estos son los que separan a sí mismos del rebaño de Jesucristo, hombres sensuales que no tienen el espíritu de Dios.

Imitemos a San Judas en el celo por la gloria de Dios y la salvación de nuestro prójimo con la palabra y el ejemplo de su vida consagrada al servicio de Jesús.

DIA CUARTO

(Todo como el primer día)

Fe en San Judas

"Fe se te pide, y vida recta, dice la imitación de Cristo (Lib. 4 Cap. 18) ni elevado entendimiento, ni el profundizar los misterios de Dios. Si no entiendes ni alcanzas las cosas que están debajo de ti, como comprenderás las que están sobre ti? Sujétate a Dios y humilla tu razón a la fe". San Judas siguió con fidelidad y fe ardiente el Llamamiento a la vida penosa del apostolado que le hizo su Santo Primo Nuestro Señor Jesucristo, y aunque era pariente cercano de Jesucristo, le reconocía como su Maestro, Señor e Hijo de Dios, hecho Hombre. El predicar la fe y la doctrina de Jesucristo fue su ocupación constante desde que fue llamado al apostolado, y por esa misma fe dio su vida.

"Ustedes, carísimos", dice en su carta, "elévense a ustedes mismos como un edificio espiritual de santísima fe, orando en el Espíritu Santo, manténganse constantes en el amor de Dios".

Y exhorta a los fieles a que no olviden los avisos y enseñanzas que les habían dado los apóstoles y que se guarden en los falsos profetas e impostores que habían de venir al mundo. Devoto de San Judas, si quieres merecer la protección de este Santo, guarda firmemente tú fe; aun a costa de tu sangre si fuese necesario.

DIA QUINTO

(Todo como el primer día)

Fortaleza de San Judas

"Si como varones fuertes” dice la Imitación de Cristo (Lib. 1, Cap. 11), "procurásemos permanecer firmes en el combate, veríamos sin duda, bajar sobre nosotros desde el cielo el auxilio del Señor”.

Pues el que nos da ocasiones de pelear, para que salgamos victoriosos esta pronto de ayudar a los que pelean, confiados en su gracia. Nuestro Santo Judas, como se llama así mismo y es llamado en los Hechos de los Apóstoles, significa confesión, alabanza, esto es, hombre que confiesa y anuncia las alabanzas del Señor lo cual requiere valor y mucha fortaleza.

Cuya virtud manifiesta de un modo especial en su carta, la que aunque unas de las más cortas del Nuevo Testamento, es admirable por su lenguaje fuerte contra los herejes; y exhorta a los fieles a permanecer firmes en la fe y en la doctrina que habían recibido de los Apóstoles del Señor.

Y con extraordinaria fortaleza reprende a los cristianos y degenerados, y los llama, nubes sin agua, llevadas de aquí para allá por los vientos; arboles atonales, infructuosos, dos veces muertos sin raíces, prescindiendo de las amenazas de esos impíos, condenando valerosamente el error y defendiendo con gran fortaleza la doctrina de Cristo, sufriendo por defender la misma, un glorioso martirio.

Pidamos a este valeroso Santo que nos dé esa fortaleza tan necesaria en estos tiempos de cobardía para confesar, claramente, la doctrina santa del Evangelio.

DIA SEXTO

(Todo como el primer día)

Humildad de San Judas

"Días derribo del trono a los poderosos" exclama María en su cantico del Magníficat. "Y ensalzo a los humildes; y porque ha puesto Dios los ojos en la humildad de su esclava he aquí que desde ahora me llamaran bienaventurada todas las generaciones".

Días protege y libra al humilde, al humilde ama y después de su abatimiento, lo eleva a la gloria. "Al humilde descubre sus secretos: le atrae suavemente a sí". Dice Kempis (Lib. 2 Cap. 2).

La profunda humildad de San Judas brilla de un modo especial en su carta, pues en vez de empezar llamándose pariente cercano del redentor del mundo, Cristo Jesús y de María, Reina de los cielos y de la tierra, se titula: Judas siervo de Jesucristo y hermano de Santiago; por esta, cumpliéndose la sentencia del Salvador, de que quien se humillare será exaltado, no es de maravillar que San Judas brille en el cielo coma estrella de primera magnitud junto con los demás apóstoles y que en la tierra, por su profunda humildad, Días le haya dado gran poder de socorrer pronto y eficazmente a los devotos que con confianza y humildad le invocan.

Nos consideramos como San Judas, humildes siervos de Jesús? entonces podemos acudir a la valiosa protección de San Judas, quien mirara nuestra pequeñez con ojos de misericordia y nos socorrerá en nuestras necesidades.

DIA SEPTIMO

(Todo como el primer día)

Mansedumbre de San Judas

Hija de la humildad es la mansedumbre de Tadeo. San Judas como apóstol tan humilde, no podía menos que imitar muy de cerca a su Primo y Maestro Jesús, quien nos dice: "Aprendan de ml a ser mansos y humildes de corazón. Miren que yo los envío como corderos entre lobos. Si alguno les hiere en la mejilla derecha, vuelvan la otra; y al que quiera armarles pleito para quitarles la túnica, alárguenle también la capa. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra".

Toda esa doctrina del Salvador sobre la necesidad que tenemos de mostrarnos mansos y amables con nuestros semejantes, la practicó San Judas Tadeo de un modo especial, no solo en la bondad de su rostro, en lo amable de su vista y palabras, en lo alegre, aun en los mayores desprecios y contradicciones que por Jesucristo padeció, sino resplandeciendo como el sol en presencia de Agábaro, admitiendo gustoso las cárceles y halagando las fieras que los magos le arrojaron por venganza de la victoria que de ellas, con solo la señal de la cruz obtuvo.

Pidamos a San Judas Tadeo que seamos lo que su nombre significa: dulces, misericordiosos, benignos, amables y mansos para que después de haber poseído la tierra de los corazones, prometida por Nuestro Señor a los mansos, lleguemos felizmente a la tierra prometida de la gloria.

DIA OCTAVO

(Todo como el primer día)

Sabiduría de San Judas

"Bienaventurado aquel a quien la verdad por sí misma ensena, no por medio de figuras y palabras pasajeras” dice la Imitación de Cristo. Qué diremos pues, de la sabiduría de San Judas Tadeo, pues quien es el Camino, la Verdad y la Vida, te iluminé con los rayos de su divina sabiduría? Y a su mismo nombre de Lebeo que se le da en el texto griego de San Mateo, significa, según San Jerónimo, hombre de sabiduría e inteligencia, la cual demostró a los herejes con fuertes epítetos y símiles, llamándoles meteoros errantes que parecen deslumbrar al mundo por unos instantes y después van a parar en la eterna obscuridad.

Nos ensena la grande obligación que tenemos de ir siempre creciendo en el amor de Dios y en conducir a nuestros hermanos por el verdadero sendero de la sabiduría celestial iluminando a todos, especialmente a aquellos que todavía están sentados en las sombras de la muerte, de la ignorancia, de las verdades salvadoras, de la verdadera religión de Jesucristo, la Iglesia Católica Apostólica, guiada por el sucesor del príncipe de los Apóstoles, el Vicario de Cristo en la tierra, el Pontífice de Roma, y que el sol del Evangelio que San Judas Tadeo llevó por tan lejanas regiones, vuelva a mostrarlo en estos tiempos de tanta incredulidad e ignorancia religiosa.

DIA NOVENO

(Todo como el primer día)

Poder de San Judas

Dice San Marcos que los apóstoles de Jesús fueron y predicaron en todas partes confirmando su doctrina con los milagros que la acompañaban.

Al predicar San Judas Tadeo el Evangelio por las apartadas regiones de la Persia que le hablan tocado en suerte, convirtió innumerables gentes a la Fe, entre ellos a Agábaro, Rey de Edesa, curado por San Judas en el cuerpo y el alma, confundiendo a sus enemigos, magos e impostores quitando el veneno mortal a las serpientes que ningún daño pudieron hacer a nuestro Santo.

Este milagroso poder de San Judas parece que Nuestro Señor ha querido en estos tiempos hacerlo revivir, sin duda por el olvido en que los fieles le han tenido a causa de su nombre, común con el del traidor de Jesucristo. San Judas Tadeo manifiesta su ayuda y protección especial en socorrer a sus devotos de aquellos casos en que toda esperanza humana parece fallar, y por eso el pueblo fiel le aclama con el título de: Abogado especial de los casos difíciles y desesperados.

Basta para convencerse de que nuestro Santo Apóstol alcance también a los que imploran su protección todo género de gracias, aun de aquellas que parecen cosas insignificantes, preguntando a quien le profese particular devoción y basta para experimentarlo, acudir al mismo Santo Apóstol. Innumerables son los devotos que reconocidos de sus favores envían cartas de agradecimiento al Santuario Nacional de San Judas Tadeo, en donde se venera con singular devoción una estatua y reliquia del Santo Apóstol.

Si, pues, queremos su protección, acudamos con fe y confianza a San Judas Tadeo, quien después de habernos ayudado en este mundo, nos ayude a alcanzar la gloria eterna. Amén.

TRIDUO A SAN JUDAS TADEO

(Rezarlo ante µna imagen del Santo, con toda fe y recogimiento)

Por la señal...

Acto de Contrición

"Señor mío, Jesucristo..."

Oración para todos los días

Apóstol glorioso, San Judas Tadeo, por el tierno amor que profesaste a tu divino Maestro, por la docilidad con que anunciaste el Evangelio, por la fortaleza con que derramaste tu sangre y sacrificaste tu vida por Jesucristo, te pido me alcances con tu intercesión, aquellas gracias que han experimentado tus devotos y verme libre de todo peligro espiritual y temporal. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

*Rece la oración de cada día.

*Haga la petición de lo que desea.

*Rezar luego, tres Padres Nuestros, Avemaría,

Gloria, acompañados de la siguiente invocación, tres veces por cada Padre Nuestro: "San Judas Tadeo, socórreme en esta necesidad".

Oración para el Primer Día

Oh fidelísimo Apóstol San Judas Tadeo, que dócil a los llamamientos de tu Divino Maestro, nuestro amadísimo Salvador, supiste abandonarlo todo por seguirle; haz que a imitación tuya sepamos seguir las inspiraciones de la gracia con que tantas veces nos llama nuestro buen Dios y no las resistamos en adelante, para no exponernos al peligro de ser abandonados en la terrible hora de la muerte.

Oración para el Segundo Día

Oh obedientísimo Apóstol San Judas Tadeo, que oyendo las predicciones de tu Divino Jesús, supiste aprovechar de ellas haciendo que su palabra de vida germinara en tu corazón; haz que a imitación tuya la palabra divina y las enseñanzas del Evangelio produzcan en nosotros la renovación de nuestra alma, germinando en el tiempo de la vida, flores y frutos de santidad.

Oración para el Tercer Día

Oh generoso Apóstol San Judas Tadeo, que siguiendo el ejemplo de tu divino Maestro renunciaste en el afecto a todos los bienes terrenos, haz que a imitación tuya busquemos primeramente el reino de Dios y su justicia, y que todo lo demás se nos dé por añadidura.

Oración final para Todos los Días

Dulcísimo Señor Jesucristo, en unión con las eternas y celestiales alabanzas, de corazón yo te alabo, glorifico y bendigo por todas las gracias y privilegios que has derramado sobre tu elegido apóstol e íntimo amigo San Judas Tadeo.

Te ruego por sus méritas me concedas la gracia que te pido y por su intercesión suplico. Amén.

Letanías de San Judas Tacleo (Para uso privado)

-Señor, ten piedad de nosotros.

-Cristo, ten piedad de nosotros.

-Señor, ten piedad de nosotros.

-Cristo, óyenos.

-Cristo, escúchanos.

-Oh Dios, Padre celestial, ten piedad de nosotros.

-Oh Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.

-Oh Dios, Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.

-San Judas, pariente de Jesús y María.

-San Judas, que viviendo en la tierra fuiste digno de ver a Jesús y María y de gozar de su compañía.

-San Judas, elevado a la dignidad de Apóstol.

-San Judas, que tuviste el honor de contemplar a tu Divino Maestro humillarse a lavar tus pies.

-San Judas, que en la última cena recibiste la Sagrada Eucaristía de las manos de Jesús.

-San Judas, que después del profundo dolor que te causé la muerte de tu querido Maestro, tuviste el consuelo de contemplarlo resucitado de entre los muertos y de asistir a su gloriosa Ascensión. -San Judas, que fuiste lleno del Espíritu Santo en el día de Pentecostés.

-San Judas, que predicaste el Evangelio en Persia.

-San Judas, que hiciste grandes milagros con el poder del Espíritu Santo.

-San Judas que volviste la salud de alma y cuerpo a un Rey idólatra.

-San Judas, que hiciste callar a los demonios y confundiste sus oráculos.

-San Judas, que pronosticaste a un príncipe débil una paz honrosa con su poderoso enemigo.

-San Judas, que quitaste de las serpientes mortíferas el poder de dañar al hombre.

-San Judas, que despreciando las amenazas de los impíos predicaste valerosamente la doctrina de Cristo.

-San Judas, que sufriste gloriosamente el martirio por amor a tu Divino Maestro.

-Oh Apóstol Bendito con confianza te invocamos! (Se repite 3 veces).

-Oh San Judas, esperanza del desesperado, ayúdame en mi aflicción!. (Se repite 3veces).

-Que por tu intercesión, así los sacerdotes como el pueblo fiel de la iglesia reciban un celo ardiente por la Fe de Jesucristo. Te rogamos, óyenos.

-Que defiendas al Soberano Pontífice y alcances la paz y unidad a la Iglesia Santa. Te rogtamos, óyenos.

-Que los paganos e incrédulos se conviertan a la verdadera fe. Te rotamos, óyenos.

-Que la fe, la esperanza y la caridad aumenten en nuestros corazones. Te rogamos, óyenos.

-Que nos veamos libres de todos los malos pensamientos y de todas las asechanzas del demonio. Te rogamos, óyenos.

-Que nos guardes de todo pecado y de toda ocasión de pecar. Te rogamos, óyenos.

-Que nos defiendas en la hora de la muerte contra la furia del demonio y de sus malvados espíritus. Te rogamos, óyenos.

-Ruega por nosotros, para que antes de la muerte expiemos todos nuestros pecados con sincero arrepentimiento y seamos dignos de recibir los Santos Sacramentos.

-Ruega por nosotros para que alcancemos un juicio favorable.

-Ruega por nosotros para que seamos admitidos en la compañía de los bienaventurados para gozar de la presencia de Dios eternamente.

-Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo. Perdónanos, Señor.

-Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo. Óyenos Señor.

-Cordera de Dios que quitas los pecados del mundo. Ten piedad de nosotros.

V. Ruega por nosotros, San Judas Tadeo.

R. Para queseamos dignos de las promesas de Jesucristo.

Oración Final

Oh Dios, que nos concediste la gracia de que conociéramos tu Santo nombre, mediante la predicación de tu Apóstol San Judas Tadeo, concédenos también que adelantemos en la virtud.

Por Jesucristo Nuestro Señor, Amen.

Oración por una Gran Necesidad

iOh glorioso Apóstol San Judas! siervo fiel y amigo de Jesús, el nombre del traidor que entregó a tu querido Maestro en manas de sus enemigos ha sido la causa de que muchas te hayan olvidado, pero la Iglesia t honra e invoca universalmente como patrón de los casos difíciles y desesperados. Ruega por m1 que soy tan miserable; y haz so, te rugo, de ese privilegio especial a ti concedido .de socorrer visible y prontamente cuando cas1 se ha perdido toda esperanza.

Ven, para que reciba los consuelos y socorro del cielo en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos, particularmente (haga aquí cada una de sus suplicas especiales), y para que bendiga a Dios contigo y con todos los escogidos por toda la eternidad.

Oración para el Trabajo

San Judas Tadeo, intercesor en todo problema difícil consígueme un trabajo en que me realice como humano (hacer la señal de la cruz) y que a mi familia no falte lo suficiente en ningún aspecto de la vida. (hacer la señal de la cruz) Que lo conserve a pesar de las 'circunstancias y personas adversas. (hacer la señal de la cruz) Que en él progrese, mejorando siempre mi calidad y gozando de salud y fuerza. (hacer la señal de la cruz) Y que día a día trate de ser útil cuantos me rodean. (hacer la señal de la cruz) Asocio tu intercesión a la Sagrada Familia, de la cual eres pariente y prometo difundir tu Devoción como expresión de mi gratitud a tus favores. Amén.

Oración del Enfermo San Judas Tadeo, primo hermano de Jesús, que al decirle:

"Señor, por qué te manifiestas a nosotros y no al mundo?", te interesaste por el pueblo; que conociste muy bien el corazón del Médico Divino, Jesús, quien siempre euro a los enfermos si tenían fe; que te preocupaste por la salud corporal,(como se ve en la curación de Agábaro, jefe persa); intercede ante el Señor para que por su Misericordia, se repitan los signos de su poder: que me ayude en mi fe, para ser capaz de recibir la curación de mi cuerpo. (Dígale su enfermedad).

Y que esto me lleve también a cuidar de la salud del alma. Acepto aunque no veo claro, la voluntad de Dios. Así sea. Rezar con fe un Padre Nuestro.

Bendición del Hogar

Entra en esta casa que te pertenece. Derrama sobre nosotros las bendiciones que reservas para tus mejores hijos

pues aquí en este hogar todos somos hijos tuyos. Bendice y custodia nuestra casa. Presérvanos del fuego, de la peste, del rayo, de los hombres ampos y de otra cualquier calamidad. Toma parte en nuestras alegrías y endulza nuestras amarguras; impide que el pecador transponga nuestro umbral, y cuando venga la muerte a llenarnos de duelo, sé Tú Mismo quien llene el vado que quede en la familia Oh San Judas Tadeo quédate con nosotros y que tu bendición nos acompañe siempre.

Rosario a San Judas Tadeo

(Por su medio se podrán obtener grandes favores aun en casos humanamente desesperados, siempre que lo pedido convenga a la gloria de Dios y al provecho espiritual. Récelo, de preferencia, ante una imagen del Santo)

Por la señal de la Santa Cruz, etc.

Acto de Contrición: Señor mío, Jesucristo, etc. Gloria al Padre, etc.

Santos Apóstoles, rueguen por nosotros (3 veces).

Enseguida se dirán diez veces por cada una de las cinco decenas Rosario: San Judas Tadeo, socórreme en esta necesidad. Añadiendo al final de cada decena:

Gloria al Padre, etc. y Santos Apóstoles rueguen por nosotros. Se termina con un Credo, una Salve y la siguiente oración:

Oración

Santo prodigioso, glorioso San Judas Tadeo honor y gloria del Apostolado, consuelo amparo de los afligidos pecadores, yo te suplico por la corona de gloria de que gazas en el cielo, por el singular beneficio de ser pariente cercano de Nuestro Salvador y por el amor que tuviste a María Santísima, me concedas lo que te pido. Así como estoy cierto de que Jesucristo te honra y nada te niega, así también experimente yo tu protección y consuelo en esta urgente necesidad.

Oración para casos de Aflicción

"San Judas Tadeo, pariente de Jesucristo glorioso Apóstol y Mártir, reconocido por tu virtudes y milagros, fiel y puntual intercesor de todos los que te honran y confían en ti!

Tu eres poderoso protector y auxilio en las grandes aflicciones te ruego desde lo profundo de mi corazón que vengas en mi ayuda con tu poderosa intercesión, pues has recibido de Dios el privilegio de socorrer con tu ayuda manifiesta a aquellos que casi carecen de toda esperanza.

Vela por mí. Mi vida es una vida de cruces, mis días son días de tribulación y mi corazón es un océano de amargura. Mi alma está envuelta en las tinieblas.

El desasosiego, el desánimo, la desconfianza, y a veces, la falta de esperanza, agobian mi alma. Abrumado por estos pensamientos, pido tu ayuda.

No me abandones en esta triste situación, apresúrate en mi ayuda, te lo agradeceré toda mi vida y te honraré como a mi especial patrono.

Agradeceré a Dios todos los dones que te ha otorgado y fomentaré tu culto cuanto me sea posible. Amén.

Plegaria del Estudiante

Señor: yo creo en el estudio, haz que sea una aventura bella y constructiva que me lleve a amar más. Quiero ser libre, haz que crea más en la disciplina interior que en la exterior. Quiero ser sincero, haz que solo exprese palabras que procedan de mi convencimiento y que mi voz impida a otros apoyarse en mi silencio para legitimar sus pretensiones y comportamientos agresivos. Quiero ser alegre, haz que cultive en miel sentido del humor que quite las amarguras del alma.

La paciencia para comenzar de nuevo muchas veces sin caer en la desesperación.

Dame el gozo de tener amigos Señor, yo creo en el estudio. Haz que él forje en mis ideales grandes, de mis ideales y experiencias positivas reciben vida la familia y la sociedad. Ellas no solo creen en ti sino que creen también en mí lo que haces tú. Amén.

Acción de Gracias

Dulcísimo Señor Jesucristo, en unión con las eternas y celestiales alabanzas con las cuales la Augustísima Trinidad te exalta y tas cuáles fluyen sobre tu Sacratísima Humanidad, sobre María y todos los ángeles y santos te alabo, te glorifico y bendigo por todas_ las gracias y privilegios que has derramado sobre tu elegido apóstol e íntimo amigo San Judas Tadeo.

Te ruego por sus méritos me concedas la gracia que te pido y por tu intercesión· te suplico vengas en mi ayuda en todas las necesidades, pero muy especialmente en la hora de mi muerte contra las asechanzas de mis enemigos, y concédeme que mi alma vaya a bendecirte eternamente en el Cielo. Amén.

Oración del Conductor

Dios mío, Tu eres el camino verdadero de nuestra vida. Gracias, porque con la ayuda de este vehículo me permites trasladarme de un sitio a otro.

Te pido, Señor, por la intercesión de San Judas Tadeo, que tenga sensatez y prudencia para saber conducir este vehículo, para poder ir y venir de mi trabajo, para ayudar a mis hermanos, para admirar tus maravillas y para hacer más agradable la vida de mis familiares y amigos.

Que en mi paso no le cause daño a nadie; libra de todo mal o accidente a quienes me acompañan y haz que termine felizmente mi camino y regrese sano y salvo a mi casa. Amén.

Oración del Escapulario (Para que San judas nos proteja)

Señor Nuestro Jesucristo, que dijiste: "Pidan y recibirán”, humildemente te suplicamos que por la intercesión del bienaventurado San Judas Tadeo, escuches nuestros ruegos.

Te suplicamos, Señor, renueves los milagros que por su intercesión durante su vida realizaste, y nos concedas la gracia que te pedimos, si es para bien de nuestras almas. Amén.

Oración del Morralito (Para que no falte el Trabajo)

-Por la virtud que Tú les diste a los apóstoles te pido que me alcances esa virtud: -Para que me libres de maleficios, enfermedades, mala suerte. -Para que me vaya bien en todos los negocios. -Para que ahuyentes en mi casa el mal. -Para que me libres de mis enemigos donde quiera que ande. -Para que me des trabajo y me lo conserves. -Para que me des la dicha y bienestar para que con esfuerzo nunca falte nada en mi casa.

Te lo pido en nombre del amor y veneración que te tengo. Amén.

CONSAGRACION

San Judas, Apóstol de Cristo y Mártir glorioso, deseo honrarte con especial devoción. Te acojo como mi patrón y protector. Te encomiendo mi alma y mi cuerpo, todos mis intereses espirituales y temporales y asimismo los de mi familia. Te consagro mi mente para que en todo proceda a la luz de la fe; mi corazón para que lo guardes puro y lleno de amor a Jesús y María; mi voluntad para que, como la tuya, esté siempre unida a la voluntad de Dios. Te suplico me ayudes a dominar mis malas inclinaciones y tentaciones evitando todas las ocasiones de pecado. Obtenme la gracia de no ofender a Dios jamás, de cumplir fielmente con todas las obligaciones de mi estado de vida y practicar las virtudes necesarias para salvarme. Ruega por mi Santo Patrón y auxilio mío, para que, inspirado con tu ejemplo y asistido por tu intercesión, pueda llevar una vida santa, tener una muerte dichosa y alcanzar la gloria del Cielo donde se ama y da gracias a Dios eternamente. Amén.

Oración

Aquí, a tus pies, caritativo Apóstol de Cristo,

San Judas Tadeo, he venido a implorar del cielo la gracia que necesito. A ti he recurrido, Protector poderoso de los que se hallan en extrema necesidad, ya que nada halle que me consuele y ayude, para que intercedas por ml ante el trono del Altísimo. Oh, tu, Amantísimo y muy amado de Jesús y de María, ten compasión de mi y alcánzame del Corazón de tú Divino Maestro la gracia que te pido; habla por ml a María, Auxilio de los cristianos y Consuelo de los afligidos, para que me obtenga, del Nino Jesús lo que necesito.

No me dejes desconsolado San Judas; sé que eres poderoso en el cielo y que deseas el bien espiritual y temporal de tus devotos. Agradecido a tus favores, procuraré servir fielmente a Dios, seguir tus ejemplos de santidad y propagar tu devoción. Amén.

Un Padre Nuestro Avemaría y Gloria para que el Santo Apóstol nos obtenga la fidelidad en el servicio de Dios.

Regresar Oración para el Trabajo Oración para los Difuntos Oración para el Hogar Oración para la Familia Biografia de San Judas Tadeo Contestar Oraciones Credo, Salve, Rosario, ...